Blogia
habibi blog

Homenaje a Felix Rodríguez de la Fuente

Homenaje a Felix Rodríguez de la Fuente " El hombre y la tierra"

Nadie como él despertó la conciencia ecológica de los
españoles. Con sus enciclopedias, sus libros y, sobre
todo, sus programas de televisión, Félix Rodríguez de
la Fuente, el 'amigo Félix', fue durante las décadas de
los sesenta y setenta el pionero de la divulgación
ambiental en España. Sus familiares, amigos y la
comunidad científica le lloran en el 25 aniversario
de su muerte en un accidente de aviación, cuando
rodaba una carrera de trineos tirados por perros en
Alaska.

La historia de este magnífico divulgador de la ciencia
comienza también un 14 de marzo, el de 1928, en Poza
de la Sal, Burgos. Allí nació Félix Samuel Rodríguez
de la Fuente, que dejó pasar su infancia en plena
naturaleza, en las parameras del valle de la Bureba,
con la Guerra Civil como telón de fondo y lejos de
las escuelas, que su padre consideraba que eran
"perjudiciales".

En 1938 ingresó interno en el colegio de los Sagrados
Corazones de Vitoria y terminó el bachillerato en
los Maristas de Burgos. Quería estudiar Biología,
pero su padre le convenció para que hiciera Medicina
en Valladolid, así que mientras crecía su amor por
los animales, se hizo odontólogo, título que obtuvo
en Madrid en 1957.

Y fue precisamente en la capital donde Félix comenzó
a apasionarse por la caza con halcón -la cetrería-.
En 1960 viajó a Arabia Saudí en calidad de halconero,
llevando dos baharíes -halcones cazadores- que el
gobierno español regaló al rey Saud. Años después
Félix escribiría un libro que todavía hoy es el
manual de cabecera para los cetreros de medio mundo.

Carrera en la televisión

Su salto a la popularidad y los medios de comunicación
fue paulatino, pero firme. Primero fueron los
artículos divulgativos en la revista 'Blanco y Negro',
luego las apariciones esporádicas en programas para
niños. Y en 1965 Félix apareció con sus halcones en el
programa "Fin de Semana" de Televisión Española, y
llamó tanto la atención del público que su rostro
comenzó a hacerse conocido entre la población española,
y también fuera de nuestras fronteras.

Gracias a una donación económica del rey Saud de
Arabia y a la colaboración de varios aristócratas,
Félix pudo embarcarse en la producción de su primer
documental: "Señores del espacio". El éxito de esta
película le permitió sumergirse en uno de sus proyectos
más conocidos y que más satisfacciones personales le
dio: estudiar en profundidad los lobos, sus animales
más amados. Félix llegó a convertirse en el jefe de
una manada que vivía en una cárcava cercada de la
provincia de Guadalajara para estudiar sus costumbres,
sus comportamientos y sus movimientos. Luego, la manada
fue la protagonista de varias de sus películas y series
de televisión.

Viajero infatigable, recorrió Uganda, Somalia, el Congo,
Tanzania y Kenia como guía de safaris fotográficos y
tuvo 'empleos' de lo más extraño, como cuando le tocó
dirigir la "Operación Baharí", en la que por primera
vez se usaron halcones para acabar con las aves que
entorpecían el despegue y aterrizaje de los aviones
en los aeropuertos.

Pero la ilusión, el trabajo y el esfuerzo de Félix
pronto se centraron en la televisión. A finales de
los sesenta realizó sus primeros trabajos para
Televisión Española: cinco episodios de la serie
"A toda plana".

Luego vendrían películas como 'Alas y garras' y
'El maravilloso mundo de los pájaros'. En 1970 publicó
su Enciclopedia Fauna, prologada por el Premio Nóbel
Konrad Lorenz, da la vuelta al mundo y se traduce a 35
idiomas.

Pionero de las organizaciones ecologistas en España

Dos años antes, en 1968, fundó la delegación española
del World Wildlife Fund (WWF/Adena), viajó dos años
por África, defendió campañas como una contra la
contaminación, contra la desecación del Parque Nacional
de las Tablas Daimiel, contra extinción del caballo
asturcón, por la protección por ley del Halcón peregrino,
por una ley de caza para el lobo y el lince y contra la
muerte de ballenas, entre otras.

A partir de 1974 se embarcó en su proyecto más ambicioso:
"El hombre y la tierra" en sus tres series: venezolana,
ibérica y canadiense. La serie se convirtió en un hito en
la historia de la televisión, su éxito traspasó nuestras
fronteras, y llegó a ser vista por 700 millones de personas
en todo el mundo, desde Japón hasta Polonia. Despertó
la conciencia ecologista de miles de españoles, conciencia
que hasta entonces había estado dormida.

Precisamente rodando un capítulo para la serie la muerte
fue a buscarle en uno de los lugares más bellos del mundo:
Alaska. Allí, mientras filmaba la carrera de trineos
tirados por perros más famosa del mundo, la Iditarod, l
a avioneta en la que viajaba cayó en picado y se estrelló.

Su legado sigue vivo

Su obra, eso sí, no murió con él. Félix Rodríguez de la
Fuente transmitió su espíritu conservacionista y sus
actitudes a toda una generación y encendió una llama:
La de la divulgación de la naturaleza a través de la
televisión.

Hoy, veinticinco años después, toda una generación
sigue marcada por las enseñanzas de Félix. "Miles de
chavales aprendimos a admitar la naturaleza de su mano,
viendo la televisión", dice Alejandro Sánchez,
director de la organización SEO/Bird Life. "Yo me hize
Zoólogo leyendo 'Fauna', mucho antes de entrar en la
Facultad, y ornitólogo con el 'Fauna ibérica', las dos
enciclopedias más manoseadas de mi casa. Y conservacionista
con la revista de Adena, donde Félix escribía esas
magníficas "Cartas a los linces", recuerda .

"Para muchos de los que éramos niños en los setenta,
Félix fue un catalizador que despertó nuestra pasión
por la naturaleza. Buena parte de los ecologistas más
activos de nuestro país en los últimos años pertenecen
a esa generación", asegura Juan Carlos del Olmo,
secretario general de WWF/Adena. "Un cuarto de siglo
después de su muerte, todo lo que nos enseñó sigue
vigente y la pasión y fuerza con que cautivaba a su
audiencia es más necesaria que nunca", señala.

La familia de Félix, su viuda y sus hijos, presentarán
hoy en el Museo Nacional de Ciencias Naturales la
Fundación que lleva su nombre y que integran entre
otros Juan Carlos del Olmo (Adena), Alejandro Sánchez
(SEO-BirdLife), Roberto Hartasánchez (FAPAS);
Gerardo Baguena (FCQ); Ernesto Álvarez (GREFA) y
Benigno Varillas (Quercus), quienes iniciaron su
trayectoria conservacionista influidos por Félix
Rodríguez de la Fuente, y que quieren ahora mantener
vivo su legado y su memoria.

"Hoy más que nunca -dicen sus amigos-, con la naturaleza
evidenciando nuestros grandes errores de relación con el
sistema que nos sostiene, el recuerdo de su muerte y de
su vida nos alientan a seguir su ejemplo y a hacer una
llamada permanente de reflexión acerca del valor que la
naturaleza tiene para la especie humana".
"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres